dijous, 16 d’abril de 2015

Woody Allen i Avinyó...



Llegit a La Vanguardia:

Barcelona podría tener el primer museo del mundo sobre Woody Allen

Mediapro proyecta convertir la antigua Escuela de Artes y Oficios de la calle Avinyó en un centro dedicado al cineasta


Barcelona podría acoger el primer museo del mundo sobre Woody Allen. Mediapro proyecta convertir la antigua Escuela de Artes y Oficios -conocida como La Llotja o el Borsí- de la capital catalana en un centro sobre la obra artística del director neoyorquino.
El equipamiento, que se llamaría Woody Allen Center, según ha avanzado este jueves TV3, parte de una iniciativa privada del grupo Mediapro que quiere reformar el edificio y equiparlo completamente para el nuevo uso. El inmueble está abandonado desde diciembre de 2009, cuando su deterioro obligó a trasladar las clases. Es propiedad de la Generalitat de Catalunya, que tiene previsto convocar un concurso para elegir un proyecto de reconversión del edificio en un equipamiento público. El Woody Allen Center se presentará a esta selección con la detallada documentación del proyecto, que ya tiene elaborada y ha enseñado al director de cine.
Según Jaume Roures, propietario de Mediapro, amigo personal de Allen y productor de tres películas suyas, la estrella de Hollywood "se mostró sorprendida" inicialmente pero al ver los detalles dio su visto bueno y aplaudió la propuesta. El centro, de tres plantas, ofrecería al visitante unos 2.000 m2 de itinerario museístico por un precio "similar al de una entrada de cine". No faltarían referencias a la película 'Vicky Cristina Barcelona', rodada en la ciudad condal, ni toques de humor y un gran diván de psicoanálisis que recibiría a los visitantes en el vestíbulo.

El edificio neoclásico, construido en 1883, preside la pequeña plaza de la Verónica de Barcelona, situada en la concurrida calle Avinyó del centro histórico de la ciudad. Fue la escuela de arte más antigua de Europa y albergó clases durante 70 años. Su rehabilitación deberá ser integral y Mediapro calcula que la adecuación del museo requeriría unos dos años.